• +34693272912
  • informacion@yoince.es

Cambiar tarjeta gráfica PC Sobremesa

Cambiar tarjeta gráfica PC Sobremesa

Cambiar la tarjeta gráfica de un ordenador de sobremesa es, junto las ampliaciones de memoria, una de las tareas más sencillas de realizar, del mismo modo que lo es conectar cualquier tarjeta interna.

Esto es una sencilla guía para la instalación de la misma.

Cuando las tarjetas gráficas comenzaron a demandar más ancho de banda, en las placas base estableció un zócalo independiente para la conexión de las mismas llamado AGP. Posteriormente salieron unos canales derivados llamados SLI que amentaban la velocidad de AGP, pero al final se ha vuelto a estandarizar y utilizan el mismo que el resto de componentes, PCI-E. por lo general, utilizaremos el que está diseñado para ello en la placa base, que suele ser el que está más cerca del procesador (o como lo llamamos muchos, el primer zócalo) ¿por qué? Porque es el que suele tener más espacio.

Hay que tener también en cuenta cómo es tu tarjeta gráfica que vas a instalar. En la actualizad, muchas ocupan dos slots (o ranuras), por lo que has de verificar primero si tendrás sitio suficiente para instalarla.

Suponemos que todo lo tenemos ya listo para comenzar con el proceso: hemos sacado la tarjeta gráfica de la caja, la hemos visto embebelesados por lo bonitos que son esos dos ventiladores que lleva con el gran disipador, y hemos contado todas las conexiones posibles que tiene: display port, hdmi, vga, hdmi…

En fin, ¡manos a la obra!

Instalar los drivers.
lo primero de todo es instalar los drivers. Al fin y al cabo, si no los instalamos primero, ¿cómo vamos a poder ver algo? No es algo muy preocupante si tras instalarla seguimos usando la gráfica integrada, pero así ahorramos tiempo. Una vez instalados, en vez de reiniciar, apagamos el ordenador y sólo desconectamos los cables exteriores. Si tienes espacio suficiente, con desconectar el cable del monitor y el de alimentación es suficiente.

Abrimos la caja.
Con un destornillador, levantando la pestaña… cada caja es un mundo. por lo general, la tapa ques has de abrir es la que está más lejos de los conectores, ¿por qué? porque en la que está más cerca está la placa, y si abres ésta, te encontrarás con la estructura de soporte de la placa base.

Análisis del interior.

además de una maraña de cables sueltos, analizaremos lo que vemos: un ventilador gigante con un disipador debajo que corresponde al procesador, los zócalos de los módulos de memoria, y una hilera de zocalos pegados a la parte trasera. Ahí veremos uno de ellos, el más pegado al procesador, que además puede ser de color distinto al resto. Ese es el que usaremos.

Quitaremos la/s tapita/s pegada al exterior, pueden ir a presión, con click, o con un tornillo de sujección.

Tomaremos la tarjeta gráfica SIN TOCAR LOS CONECTORES con las manos (si tienes guantes de nitrilo, de esos azules, mucho mejor) y encajaremos firmemente los mismos dentro de zócalo. Tendrá que hacer “clac” cuando el cierre de seguridad encaje.

Las tarjetas gráficas actuales necesitan más energía que las que les puede dar el zócalo PCI-E, de modo que has de conectarla a la fuente de alimentación. Localiza un conector que esté libre y conectala a la misma. Es posible que la tarjeta gráfica traiga un adaptador de conexión. Usalo.

Si todo ha ido, bien, conecta el cable de alimentación externo y el del monitor a la nueva tarjeta gráfica y enciende el equipo. Tu ordenador arrancará.

Si, al arrancar, escuchas pitidos (como 1 largo, 3 cortos), significa queno está bien conectada la tarjeta. Apaga de nuevo y verifica que todo esté bien y vuelve al paso anterior.

Una vez comprobado que todo funciona correctamente, ya puedes cerrar el equipo y comenzar la partida de tu videojuego favorito o comenzar a renderizar esa animación 3D en la que has estado trabajando.

admin